¿Tiene alguna duda? Por favor contactenos:
55 4471 2782
contacto@comap.org.mx
Iniciar Sesión

 

Interpretación de la condición del 3% de la votación emitida para que los partidos mantengan su registro.

En primer lugar, es importante destacar que la ley siempre está sujeta a interpretaciones. No existe una lectura única. En materia electoral estamos obligados a interpretarla utilizando tres criterios:

  1. Gramatical, 2. Sistemático y 3. Funcional. Si el primero no es claro, se recurre a los otros dos.

En la constitución y en la ley de partidos se establece una causal para la PÉRDIDA del registro de los partidos políticos nacionales:

No obtener, cuando menos, el 3% de la votación emitida en cualquiera (constitución) / alguna (ley) de las elecciones federales ordinarias para diputados, senadores o presidente.

Bajo el criterio gramatical, entiendo que si un partido obtiene 3% o más de la votación emitida en la elección de diputados, de senadores o de presidente, entonces mantiene su registro.

La lectura alternativa que se nos ofrece consiste en interpretar que el partido debe obtener el 3% de la votación en las tres elecciones federales obligatoriamente, no en alguna de estas o en cualquiera de estas.

La diferencia me parece generada por una redacción rebuscada de la ley, lo cual es muy común en materia electoral por falta de técnica y por las múltiples reformas incrementales que ha sufrido.

Nada más sencillo que escribir:

  • Para mantener su registro, los partidos deberán obtener cuando menos 3% de la votación emitida en cualquiera de las elecciones federales para diputados, senadores o presidente. O bien;
  •  Para mantener su registro, los partidos deberán obtener cuando menos 3% de la votación emitida en cada una de las tres elecciones federales para diputados, senadores y presidente.

 Redactar en positivo siempre es más claro, pero a nuestros legisladores les encanta abusar de los negativos en las disposiciones normativas.

Mi interpretación gramatical, por tanto, es que el término “No obtener” se refiere al “3% de la votación” y se complementa con “alguna / cualquiera de las tres elecciones federales”. Es decir, si no se obtiene el 3% en la elección de diputados, de senadores o de presidente, entonces el partido pierde el registro.

Como no tenemos consenso en la interpretación gramatical, es recomendable acudir a los criterios sistemático (el contexto normativo) y funcional (el fin de la norma).

Si revisamos las obligaciones de los partidos, verificamos que no están obligados a postular candidatos a todos los cargos de elección popular. Es decir, un partido podría haber postulado 500 candidaturas a diputados y 128 a senadores, sin postular un candidato presidencial. En este caso, el partido no podría obtener votos en la elección presidencial pero sí en el resto de elecciones. Si puede participar en esas condiciones, debería mantener el registro si alcanza una votación suficiente en diputados o senadores.

De acuerdo a la ley electoral y a la constitución, cada 6 años tenemos elecciones sólo para renovar a la cámara de diputados. Es decir los partidos nacionales sólo pueden obtener votos en una elección federal. Con lo cual, si asumimos la interpretación gramatical alternativa, tendrían que perder su registro al no obtener votación en senadores y diputados. Vale la pena destacar que no hay norma específica para el caso único en el que solo se celebran elecciones de diputados, si es que mantenemos la interpretación gramatical alternativa.

De acuerdo al criterio funcional, debemos preguntarnos cuál es el fin de la norma. La respuesta es que se busca que en la competencia electoral sólo participen actores con representatividad en la sociedad. La barrera que define la representatividad es el famoso 3% de la votación emitida.

Es decir, si una fuerza consigue ese apoyo, pueden mantenerse como partido, de lo contrario, sale de la competencia.

Retomemos las elecciones intermedias. El sistema reconoce que un partido con 3% en la elección de diputados tiene representatividad, pero si en el proceso electoral siguiente la elección de diputados coincide con otras dos, entonces interpretaremos que ese 3% ¿ya no será suficiente? ¿Ahora le exigiremos, como sistema, que obtenga 3% en todas las elecciones que se celebren? ¿Cuál es la lógica;  si efectivamente antes el partido (todos los partidos) obtuvieron el reconocimiento de ser representativos con la votación emitida en una sola elección?

Por último, imaginemos un caso extremo. Un partido participa en elecciones presidenciales y obtiene la votación siguiente: 1% presidente (su candidato es impresentable); 35% diputados; 30% senadores.

Siguiendo la interpretación alternativa, el partido debe perder el registro aunque la tercera parte de los votantes lo vean como una fuerza legislativa relevante, dominante incluso. No tiene lógica que pierda el registro porque en la elección presidencial le fue mal, ya que tiene una representatividad muy relevante en las elecciones legislativas.